Archivo de la etiqueta: Peret

El pecado original

Lunes: Llorarás como un niño

Padres y madres expulsados del edén vacacional con el corazón en un puño a las puertas de las guarderías y niños desgañitándose a lágrima viva. 1 de septiembre. «Es la imagen de la mañana», me explica un compañero cuando le expreso mi inquietud por que todas las radios y teles del país dan categoría de apertura de informativos a una vuelta al cole plana y sin incidentes. Concluimos que a la gente le gusta reconocerse en la pantalla cuando pone la tele, de ahí que mostrar el regreso a las aulas de nenes como los suyos enmorecidos del disgusto también como los suyos forme parte de ese ejercicio de identificación que conduce a la comunión de la tele con su audiencia, que padece los rigores del fin de las vacaciones.

Vale. Me vuelvo a mi sitio y pienso en Eva, arquitecta en paro desde hace cuatro años, tiene 37 y está casada con otro arquitecto de la misma edad que, como ella, busca alternativas de ingresos para sacar adelante a sus dos hijos. Ni ellos han tenido vacaciones ni su hijo pequeño vuelve a guardería alguna este lunes de septiembre, para colmo, con más calor que agosto que terminó con un titular de ésos que sientan a Eva y a su marido cual cubo de agua helada sin avisar (los de la ELA están mentalizados): «Nosotros no hablamos de brotes verdes, nosotros hablamos de raíces vigorosas». Para hacer del arriolismo una asignatura obligatoria de los grados de Ciencias Políticas, como poco.

En su Galicia natal pero sin galleguear lo más mínimo, Mariano Rajoy abrazó el optimismo económico sin rodeos ni pudor lo que provoca la hilaridad de Susana Díaz en su reaparición radiofónica en Radio Sevilla: «Yo no estoy para botánica». Florituras sí que tuvo que hacer para apaciguar las especulaciones sobre un adelanto electoral que ella misma, deliberadamente, había provocado con unas medidas declaraciones en Menorca que levantaron las orejas a los analistas políticos y ampollas en sus socios de IU.

Martes: El dogma de la recuperación

9.00h del 2 de septiembre. Se confirma que la recuperación económica es, sin lugar a dudas, el principal recurso político que va a utilizar el PP de Mariano Rajoy hasta que se acabe la legislatura, que alargará todo lo que pueda para que la hora de votar se aleje al máximo de los meses ominosos de la reforma laboral, los tijeretazos en educación y la retirada de la tarjeta sanitaria a los sin papeles. Quien no pronuncie la palabra recuperación veinte veces al día que vaya pensándose su continuidad en la crema popular. Junto con la consabida regeneración democrática, es el nuevo dogma popular: el mismísimo presidente del Gobierno (que conoce los datos del paro de antemano como bien ha demostrado más de una vez) despliega la estrategia de forma ejemplarizante e implanta las raíces vigorosas un par de días antes de que se publique un aumento del desempleo en agosto. En Andalucía, ni botánica ni triunfalismo, que el paro baja levemente pero siguen registrados en el Inem más de un millón de personas.

 

(Que no se me olvide preguntarle a Eva si finalmente llegó a apuntarse al Inem. Por si hay que sumarla. Creo que cayó en el efecto desánimo de los autónomos sin trabajo ni prestación).

Miércoles: Gambas para todos

¿Qué pensarán los expulsados de larga duración del mercado laboral con el debate de a quién pertenecen los parados? Porque de Despeñaperros para arriba son consecuencia de las malas políticas del PP y de Despeñaperros para abajo los que salen del paro lo hacen gracias al PSOE. Eso dicen lo socialistas. De Despeñaperros para arriba la recuperación es una realidad insoslayable achacable al PP pero de Despeñaperros para abajo el paro y la desolación achacable al PSOE. Eso dice Juan Manuel Moreno Bonilla, líder popular recuperado para la causa política y la cosa mediática en las postrimerías de agosto.

Moreno Bonilla ya da entrevistas, asiste a actos en toda Andalucía y hace corrillos con periodistas, como en sus tiempos buenos en la capital del entonces reino de Juan Carlos I, cuando era uno de los preferidos de los plumillas del Congreso y ni adivinaba lo duro que podía llegar a ser pilotar una oposición periférica y, sobre todo, desconcertada. Desconcertada por lo rápido que se puede despilfarrar un capital político (el del PP de mayo de 2012) y por lo rapidísimo que se puede consolidar un liderazgo desde el poder (el de Susana Díaz, presidenta desde septiembre de 2013). Pasada la euforia del nombramiento, presa de una especie astenia primaveral de tomo y lomo, consumió los primeros meses de su mandato el flamante Moreno Bonilla viendo cómo se mofaban de él los mismos columnistas que lanzaban alfombras rojas a Javier Arenas y Juan Ignacio Zoido; hasta mote le llegaron a poner. Lo ven demasiado blando y demasiado risueño y demasiado condescendiente frente al gesto endurecido y cospedaliano de quien era candidato preferido del PP sevillano y que fue negado en público tantas veces, José Luis Sanz, alcalde de Tomares.

Retirado de los focos autonómicos que tantos sinsabores le llegaron a dar, Sanz espera prudente lo que diga el Supremo sobre su persona a cuenta de irregularidades en contrataciones municipales. Lenguas del entorno de Palacio (de la Moncloa, se entiende) dicen que fue descabalgado de la candidatura porque Mariano Rajoy tuvo información que le hacía presagiar este trance judicial. Él no ha dicho esta boca es mía ni siquiera cuando Moreno Bonilla asegura que imputación y dimisión no tienen por qué ir de la mano en este caso. Él se pertrecha en su pueblo, de los pocos municipios en los que el PP mantuvo el tipo en las elecciones europeas y que se prepara para la cita local con las urnas con el despliegue de toda la munición disponible. Organiza hasta concursos gastronómicos para abuelos y nietos. Si llegan hasta el final del siguiente vídeo verán que el alcalde no es de regalar sonrisas, pero gambas parece que sí.

 

(Que no se me olvide preguntar al Consejo Audiovisual si hubiese habido problema en pinchar de fondo del vídeo de la reaparición José Luis Sanz en la feria el ‘No estaba muerto, que estaba de parranda’. Recién finado Peret no lo tengo claro…). 

Jueves: Podemos puede

8.00 de la mañana. Café sin sacarina para todos, incluidos los de Podemos, que ni en sus mejores sueños debieron pronosticar esta aceptación. No hay quien endulce el estudio de opinión que publica la cadena Ser, que confirma que los dos grandes partidos siguen cargando con la peor parte de la desafección, el malestar por los casos de corrupción y los años de desempleo de Eva y su marido y de las evas que la crisis ha dado. El pecado original de los dos grandes partidos, suma quizá de muchas faltas de distinta índole, sabe a gloria bendita a Podemos: con un 18% de los apoyos, sin cara en Andalucía ni discurso local, se estrena en los sondeos autonómicos con una virulencia jamás antes vista en ninguna fuerza política de reciente creación.

“Es un invento del PP”, masculla un socialista, convencido de que su partido solo puede rascar votos en el centro y pesimista sobre el camino que puede recorrer en adelante IU: la federación de izquierdas, relegada a la cuarta fila, se encuentra ahora en el dilema de seguir mordiendo la que fue la fruta prohibida del poder y apostar por la estabilidad con el PSOE o, por el contrario, escorar su discurso más la izquierda dentro de lo que empieza a conocerse como una suerte de frente popular. En el PP, dilapidada la amarga victoria electoral de 2012, escudriñan el sondeo en busca de un dato que les haga salir más guapos en la foto, o por lo menos salir: el estudio constata el escaso nivel de conocimiento que tienen los andaluces sobre su líder.

  (Por cierto, que no se me olvide preguntarle a Eva si sabe el nombre del cartel electoral de IU en Andalucía).  

Viernes: Los ceros de la corrupción

10.00h. Llega Felipe González, todo él locuacidad y bronceado. Europa Press lo invita a discursear en Sevilla y no hay quien lo baje de la nube macroeconómica durante 45 minutos. Muchas caras de #MeHePerdidoHaceUnRato en una intervención a la que solo parece dar réplica Magdalena Álvarez, dicharachera en su recién estrenado asiento de desayunadora, ahora que acaba de retornar de Luxemburgo a la espera de que se resuelva el caso de los ERE (porque ya dijo ella este verano que confía en que el PP le devuelva el cargo del BEI cuando se demuestre su inocencia).

La columna me impide ver el gesto de Magdalena Álvarez mientras Felipe González se afana en explicar cómo la politización de la justicia ha conducido a la politización de los jueces y que hay jueces que emiten autos políticos y tal y cual… En el ambiente flota el nombre de la instructora de los ERE a la que, no tan veladamente, parece referirse González. No hay repregunta y nos quedamos sin titular. Sin ése. 18 años después de haber sido presidente del Gobierno, el ex sigue encandilando a lo más granado del socialismo andaluz: digeridas las más alambicadas reflexiones sobre los tipos de interés y la deuda, consejeros, diputados variados y ex de toda índole se lo beben con el zumo de naranja mientras reflexiona sobre Jordi Pujol, Mariano Rajoy o Pedro Sánchez y cuando prescribe la recita para su dolorido partido: una mayoría de izquierdas se consigue desarrollando políticas de izquierdas sin decir todo el día que son de izquierdas para que el centro se sume. Ésa es su pócima.

Digo yo que tal remedio también puede servir también para la derecha, pero conduciendo en dirección contraria. A ver si se lo va a aplicar Moreno Bonilla, activo también en viernes ofreciendo otro pacto a la Junta con una mano y dándole un mandoble con la otra por el fraude de los ERE al que, por cierto, cuantifica con un cero menos que el tradicional argumentario popular. Veremos si no se lo vuelve a poner, que hay algo que se vislumbra en este septiembre temprano: habida cuenta de que un exceso de euforia sobre la recuperación económica en Andalucía puede apuntarse al marcador de la Junta, la corrupción volverá a escribir el guión hasta las elecciones. Y que no haya tregua en las noticias de portada ni en las radios ni en las teles. ¿Aguantarán como noticias del día los plácidos inicios de curso con docenas de niños llorones? Angelitos.

 (Que no se me olvide preguntarle a Eva si ella ha logrado identificar a la serpiente que la metió en este lío). 

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized